La elección de sus puertas interiores debe ser pensada cuidadosamente. No sólo deben coincidir con el estilo de su casa, sino que también deben satisfacer sus necesidades. Aquí hay algunos criterios a considerar: Aislamiento: ¿debería su puerta interior aislarle del ruido? ¿Del frío? Dependiendo de sus necesidades, los materiales no serán los mismos. Claridad: ¿quieres que esta puerta sea sólo una puerta “ligera”? una simple separación o una solución para dejar entrar la luz? La superficie disponible: ¿cuál es el tamaño de la habitación? ¿Tu puerta necesita ahorrar espacio? Dependiendo de la superficie de la habitación, no se elegirán las mismas puertas (una puerta corrediza es preferible a una puerta batiente para un espacio pequeño, por ejemplo). El ancho de la puerta: 73 cm es el ancho estándar. Permita 83 cm y más si una persona con movilidad reducida ocupa la vivienda o si es necesario instalar muebles voluminosos. La abertura de la puerta: izquierda o derecha, dependiendo de su disposición tendrá que hacer la elección correcta. El presupuesto: ¿cuánto quiere gastar en la puerta interior? Los precios pueden variar fácilmente de simple a doble. Por lo tanto, es importante que se fije un presupuesto que no quiera sobrepasar.