Una botella tibia no debe superar los 35°C. Más allá de eso, el bebé corre el riesgo de quemarse. Para obtener un biberón caliente a la temperatura adecuada, hay dos métodos muy populares:El baño maría: consiste en calentar agua en una cacerola, y luego retirarla del calor cuando el agua comienza a hervir (cuidado, no debe hervir). Luego empapa la botella llena de agua en la cacerola por unos minutos, luego la saca y le agrega la leche en polvo. Revuelva bien para quitar los bultos. Esta solución tiene la ventaja de ser económica: el calentador de botellas: esta solución alternativa es práctica y segura, ya que el aparato calienta la botella rápidamente y según el ciclo que haya elegido. Hay muchos modelos, cada uno de los cuales ofrece características más o menos avanzadas. Si tienes que moverte mucho, puedes, por ejemplo, optar por un calentador de botellas sin cable.