En cuanto a la conexión, la mayoría de los ratones inalámbricos tienen un receptor USB para conectar al ordenador. Estos receptores suelen ser lo suficientemente pequeños y ahorran espacio como para poder dejarlos enchufados al puerto USB en todo momento, incluso en portátiles más pequeños. Los modelos más nuevos también pueden ser conectados usando la tecnología Bluetooth, y algunos modelos de ratones permiten la conexión en ambos sentidos. Un receptor USB es inútil si se quiere usar el ratón en una tableta que no tiene un puerto USB, y un ratón Bluetooth es inútil si se quiere usar en una computadora portátil o de escritorio que no tiene tecnología Bluetooth.