Es esencial para aquellos que pasan tiempo en sus teclados, rellenando e-mails, escribiendo textos o devolviendo líneas de comando todo el día. Hay varios tipos de teclado: mecánico, de chicle, de membrana abovedada. Un teclado de membrana siempre será más grueso y más voluminoso. Por otro lado, es más silencioso gracias a su membrana de goma o silicona. El teclado mecánico o de chicle es más sensible. A menudo será más delgado, más orientado al diseño, pero un poco más ruidoso. Todo es cuestión de hábito y uso. Personalmente, prefiero los teclados de chicle como en la mayoría de los ordenadores portátiles, y mi novia que trabajó durante mucho tiempo en una oficina está acostumbrada a los teclados de membrana. Los teclados plegables a menudo requieren unos días de adaptación, ya que su lado plegable obliga a los fabricantes a replantearse la colocación de las teclas. Como resultado, a veces hay teclas de tamaño diferente, más pequeñas o más grandes de lo habitual, y un espacio en la ubicación de la bisagra del teclado.